Ni héroes ni villanos

25.05.2020

La SAR (Sociedad Argentina de Reumatología) y sus filiales abajo firmantes,se encuentran consternadas y solicitan la urgente restitución de las garantías constitucionales y liberación de los profesionales de la salud, expresando preocupación y repudio por el avasallamiento de los derechos de los trabajadores de la Salud durante la Pandemia, toda vez que nos solicitan atender y cubrir especialidades distintas a la que nos entrenamos y desarrollamos en nuestra práctica profesional desde hace muchos años.
       La Pandemia ha requerido redistribución de todas las especialidades médicas para dar apoyo y atención de la población con COVID, sin la apropiada capacitación en los protocolos ni la provisión de materiales requeridos en cantidad y calidad necesaria, exponiéndonos al riesgo de contagio personal y de nuestras familias.
      También esta pandemia ha puesto al desnudo la decadencia del sistema sanitario, de nuestras instituciones públicas y sobre todo la desinversión en salud, donde lo único realmente destacable es el conocimiento, capacitación y profesionalización del personal humano.
       Los gobernantes nos solicitan colaboración, nos tratan de HEROES, nos jerarquizan como personal "esencial", sin embargo, nos pagan nuestro esfuerzo y dedicación con aplausos y cacerolas.
   Sufrimos maltratos, discriminación, escraches públicos y hasta detenciones inconstitucionales cuando nos contagiamos de COVID en función de nuestro ejercicio médico. El mismo poder político que nos solicita colaboración y vocación de servicio, nos da la espalda, nos echa la culpa, nos condena, cubren sus desaciertos y hasta nos priva de la libertad.
      En estos tiempos donde todo es lento en la justicia, nos sorprende la celeridad en la ejecución de la ley, en el avasallamiento de nuestras garantías constitucionales, la privación de la libertad e incomunicación de nuestros colegas.
       No somos HEROES, somos personas comunes que podemos cometer errores como cualquier ciudadano y como profesionales estamos cumpliendo una función inexperta, en el manejo una nueva enfermedad de carácter y magnitudes desconocidas. Queremos y exigimos ser tratados como personas, con profesionalismo y comprensión que todo ser humano merece, máxime cuando cumple una función esencial, exponiéndose físicamente a riesgos, por el bien de todos. Pedimos comprensión, que no se nos juzgue sin pruebas, que no se nos criminalice sin información y se utilice la misma justicia y benevolencia que para cualquier ciudadano.
        NO SOMOS HEROES, tampoco VILLANOS
Nos solidarizamos con la Filial Cuyo y con los médicos de San Juan.